Mini cheesecake sin horno de fresas

¿Qué levante la mano a quien no le guste una cheesecake? Creo que no conozco a nadie y lo mejor de este tipo de tarta es que se pueden hacer sin horno y además en porciones individuales como estas mini cheesecake sin horno de fresas. No estamos ni para fiestas ni para reuniones sociales, pero eso no quita que las puedas preparar en casa cuando más te apetezca.

Receta mini cheesecake sin horno de fresas

Ingredientes

  • 250 gramos de galletas de avena (tipo Digestive)
  • 3 cucharadas de aceite de coco
  • 400 gramos de queso ricotta *
  • 200 ml de leche entera o leche vegetal
  • 4 láminas de gelatina *
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 4 cucharadas de miel o sirope de ágave

Preparación

  1. Tritura las galletas en una batidora, trituradora o simplemente colócalas dentro de una bolsa de plástico y aplástalas con un rodillo.
  2. Añade el aceite de coco y mezcla bien. Si necesitas añade agua hasta que la mezcla se compacte. Comprueba que la mezcla se compacta entre tus dedos. Entonces estará lista. Si no se compacta añade más aceite o un poco de agua.
  3. Para hacer esta mini cheesecake puedes usar un molde para cupcakes. Coloca una capsula en cada hueco y añada una cuchara de galletas trituradas. Compacta las galletas bien en la base con un pequeño rodillo un vaso pequeño. Debe quedar perfectamente compactado. Refrigera durante 2 horas mientras preparas el relleno. (Este paso lo puedes ver en la sección de destacados (Postres) de mi cuenta de Instagram.
  4. Para prepara este relleno he usado gelatina en láminas. Así que siguiendo las instrucciones, debes sumergir las láminas 10 minutos en agua fría hasta que se ablanden. (Más abajo te cuento otros tipo de gelatina que existen y cómo se emplean)
  5. Mientras tanto calienta la leche en un cazo. Una vez que las láminas de gelatina estén blandas escúrrelas con tu manos y añádelas al cazo con la leche. Ahora mezcla hasta que la gelatina se disuelva por completo.
  6. Ahora mezcla el queso ricotta con la vainilla, la miel y añade también la leche con la gelatina. Mezcla hasta obtener una consistencia cremosa. Retira los moldes del frigorífico, rellena cada capsula con la crema de queso y refrigera de nuevo. Refrigera durante un par de horas o mejor toda la noche.
  7. Al día siguiente retira con cuidado las capsulas y sirve estas preciosas mini cheesecake con fresas, arándanos o la fruta que desees. También puedes hacer esta sencilla mermelada de frambuesas.

Sugerencias mini cheesecake sin horno de fresas

Para esta receta he usado gelatina en láminas pero existen más tipo de gelificantes y cada uno se emplea de una forma diversa. Te recomiendo siempre que consultes las indicaciones del fabricante. En esta otra receta te cuento además cómo usar los tres tipo de gelificantes que existen.

El queso crema que he utilizado ha sido ricotta pero puedes usar cualquier otro tipo de queso crema o incluso queso mascarpone.

Estas mini cheesecake sin horno las he servido con fresas, pero en realidad puedes servirlas con la fruta que más te guste o preparar una mermelada casera con frutos del bosque.

Recetas similares

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

en_GBEnglish