Sopa de calabaza asada con jengibre

La sopa de calabaza es un clásico dentro de las sopas invierno pero hoy le daremos un toque diferente y prepararemos una sopa de calabaza asada con jengibre. Asaremos la calabaza al horno para incrementar su sabor. Pero no solo esto sino que al hornear la calabaza evitaremos tener que pelarla y trocearla algo que siempre se agradece con este tipo de verduras.

Al asar la calabaza o cualquier otro vegetal les damos un sabor más caramelizado y dulce. La calabaza junto con los boniatos son uno de los vegetales más difíciles de pelar y trocear. Al hornear la calabaza será mucho más fácil eliminar la piel. En este caso tampoco tendremos la necesidad de trocearla pues usaremos una batidora de vaso.

Cómo preparar sopa de calabaza asada con jengibre

Ingredientes

  • 1 calabaza
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharaditas de sal
  • 1 cucharadita de comino
  • 1 cucharadita de jengibre
  • 1 cucharadita de pimentón
  • 900 ml de caldo de pollo
  • Medio vaso de leche entera (opcional)

Preparación

  1. Corta por la mitad la calabaza y elimina las semillas con una cuchara. No tires las semillas, las puedes conservar y asar en el horno para crear tus propias pipas de calabaza.
  2. Con un pincel de repostería o con tus propias manos unta toda la calabaza con aceite de oliva. En la misma bandeja añade 1 par de ajos y una cebolla. Una con aceite la calabaza, los ajos y la cebolla. Espolvorea las verduras con sal y pimienta. Coloca la calabaza boca abajo en la bandeja del horno para una mejor cocción.
  3. Precalienta el horno a 200 grados durante 10 minutos y asa la calabaza durante 45 -50 minutos a 180 grados. Pasado ese tiempo deja que se enfríe y con un cuchara extrae toda la calabaza e introdúcela en una batidora de baso junto con la cebolla (sin piel) y el ajo.
  4. Añade ahora el caldo de pollo caliente y bate a velocidad alta durante unos 3 minutos. Comienza con la mitad de la cantidad sugerida en los ingredientes y comprueba la consistencia de la sopa. Si te gusta menos espesa la sopa tan solo añade más cantidad de caldo. También si lo deseas puedes añadir un poco de leche entera para hacer la sopa más cremosa.
  5. Incorpora la sal y las especias (comino, jengibre y pimentón) o tan solo un poco de sal sino te gustan demasiado las especias.
  6. Adorna la sopa con un poco de perejil y pepitas de calabaza y sirve.

Sugerencia

Recuerda que las sopas y cremas de verduras también se pueden congelar así que puedes hacer el doble de cantidad de esta sopa de calabaza asada con jengibre y conservar en el congelador para cuando lo desees.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

en_GBEnglish