Sopa de cebolla gratinada francesa

Hasta marzo no llega la primavera, así que aunque lo peor del invierno ha pasado aún es tiempo de disfrutar de una buena sopa caliente, sobre todo si vives en un lugar frío o trabajas al aire libre y al llegar a casa necesitas algo bien calentito. ¿Has probado alguna vez la sopa de cebolla gratinada francesa? Yo nunca la había probado hasta la fecha y aunque al principio la sopa tal cual sin el pan y el queso me decepcionó, más tarde al ponerle la baguette con queso y gratinarla fue todo un cambio.

La sopa de cebolla gratinada es extremadamente económica y con pocos ingredientes. ¿Quién no tiene cebollas en casa? Eso sí como el proceso de caramelizar la cebolla es un poco largo, te recomiendo que hagas varias raciones por adelantado, vale la pena. Es un proceso largo pero vale la pena. Ya verás.

Cómo hacer sopa de cebolla casera y gratinada

Ingredientes

Para la sopa

  • 1 kilo de cebollas
  • 50 gramos mantequilla
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharadita de romero
  • 1 libro de caldo de pollo
  • Sal y pimienta
  • 1 cucharadas de harina

Para las tostadas

  • 2 barras de pan baguette 
  • Queso gruyere rallado o emmental
  • Pimienta y perejil al gusto

Preparación

  1. Corta las cebollas en tiras finas de aproximadamente un centímetro. Puedes usar una mandolina, pero con un buen cuchillo de cocina es más que suficiente. Aunque te parezca que es mucha cebolla ya veras como después se reduce.
  2. En un cazuela añade un poco de mantequilla, espera a que se deshaga y añade las cebollas. En este paso es cuando demostraras tu paciencia. Viene el proceso de caramelización de la cebollas. No se necesita azúcar para nada. A fuego bajo las iremos caramelizando poco a poco con su propio jugo. No añadas de momento ningún líquido. Tan solo mezcla las cebollas de vez en cuando. Este proceso puede tardar unos 30 minutos.
  3. Cuando las cebollas se hayan caramelizado, es decir, han reducido su tamaño y están doradas es el momento de añadir el caldo de pollo hasta cubrir por completo las cebollas. Espera a que el agua comience a hervir y deja que las cebollas se cuezan durante 20 minutos. En este paso añade sal al gusto, pimienta, la harina, la hoja de laurel y romero fresco.
  4. Ahora corta la baguette en rebanadas de medio centímetro. Lo idea es que el pan sea del día anterior. Pero si no es así lo puedes tostar ligeramente en el horno (usando la opción de grill) durante un par de minutos. Ralla un poco de queso por encima de las tostadas y añade un poco de pimienta y perejil. No tuestes aún el pan. Lee hasta el final del post para ver las dos opciones que tienes para terminar este plato.

Cómo servir la sopa de cebolla francesa

Tienes dos opciones:

  • Puedes usar pequeñas cazuelas individuales aptas para el horno. Cuando la sopa esté lista llena las cazuelas y coloca un par de rebanas con queso. Coloca las cazuelas en el horno tan solo un par de minutos en el modo grill del horno. Ten cuidado porque se queman fácilmente.
  • Si no tienes cazuelas individuales aptas para el horno tan solo sirve la sopa en un bowl normal. Coloca el pan ya tostado con el queso por encima en el horno en modo grill durante un par de minutos. Saca las tostadas del horno con el queso ya fundido y sirve la sopa con las mismas.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

en_GBEnglish